Para imitar

¿Cómo parecerse a Manu?

Ser Manu Ginóbili tiene una máxima esencial: ser responsable.

    Ginóbili no se queja de los aros en ninguna cancha, Ginóbili no se fija en el piso de la cancha en la que juega, Ginóbili no habla de los árbitros aún cuando lo hayan perjudicado, Ginóbili no se queja de técnicos que lo hacen entrenar mucho o hacer los ejercicios que no le gustan…

     Al menos no lo hace en público.

     Todo lo malo que le pasa se lo adjudica a él mismo, a algo que no hizo bien. Entonces va y lo entrena, lo practica, lo ensaya 1.000 veces… hasta que le salga como debe salir. Se hace cargo.

    Y esa es la gran diferencia con los demás. Su talento natural no es único, pero Manu hace la diferencia con su corazón caliente y su cabeza helada.

    Ese es el ideal de un deportista: dejar todo, sin dejar de pensar.

    Aún no se sabe qué hará el mejor basquetbolista argentino de todos los tiempos tras la eliminación de su San Antonio Spurs en los playoffs de la NBA. Sí  “su” San Antonio Spurs, porque hoy es el más veterano –junto a Parker y Gasol--, porque ganó 4 torneos, porque la ovación que se siente en el estadio cada vez que entra es ensordecedora, porque los rivales lo ven como el símbolo de los albinegros texanos, porque es Manu… y no hace falta decir mucho más.

    Haya sido este o no su último juego, deja esa enseñanza. Que los chicos que miran a Manu no le copien tanto sus triples, sus volcadas, sus corridas, sus robos de balón, su dribbling… que intenten hacerse responsables. Con eso estarán un pasito más cerca de parecérsele.


Fuente: La Nueva.


    © Copyright D5 2018