Para imitar

La psicología puesta al servicio de los chicos de Villa Mitre

La categoría 2003 del club Villa Mitre fue objeto de un pormenorizado trabajo elaborado por el Instituto Superior de Psicología Social, mediante los estudiantes Carla Estevanacio, Rocío Curaqueo, Denise Villar, Agustina Benvenuto y Florencia Esparza.

Dicho informe se realizó con el objetivo de dar a conocer lo que la entidad mediante el coordinador de su fútbol formativo va trabajando desde el ámbito de la Psicología Social en cada encuentro con el equipo, qué cuestiones se abordan y con qué fin se plantea cada una de las actividades que se llevan a cabo en este espacio.

8 de Mayo

Actividad de presentación: Esta presentación atípica consistía en jugar un partido y al sonar el silbato, los últimos dos jugadores que habían tocado la pelota debían presentarse entre ellos (nombre, apellido, edad, de dónde vienen, qué les gusta hacer). A los que ya iban siendo presentados les íbamos colocando una cinta de pulsera para identificar quienes ya habían sido presentados. Elegimos el color verde porque es uno de los colores que identifica al club. Cuando terminamos con la actividad nos reunimos y explicamos a qué iba la actividad (ver cuánto se conocían entre ellos). Y vimos que algunos no sabían sus nombres (sino sus apodos) así como tampoco el lugar de procedencia.

16 de Mayo

Video día del futbolista: En este encuentro les llevamos un video en conmemoración al día del futbolista argentino, el cual se celebra el 14 de mayo. El mismo nos pareció pertinente de llevar al espacio para historizar el fútbol. En esta actividad nos acompañó el coordinador Néstor Herrero, y a partir del video nos comentó sus experiencias en otras épocas del ambiente futbolístico. Todo esto llevó a manifestar su preocupación en cuanto a que el equipo se tome en serio el espacio en el que tienen la posibilidad de estar (la Institución) y los cuidados a la misma, las formas de comunicarse y la responsabilidad de cada uno de ellos.

Urna: se dividieron en subgrupos y les repartimos papeles en donde debían escribir lo que les interesaría trabajar en los espacios psicosociales y los colocamos en una urna. La actividad fue pensada de forma anónima pero cerramos ese encuentro haciendo una puesta en común acerca de los temas que les gustaría abordar.

22 de Mayo

Pertenencia al club: llevamos un ovillo de lana para realizar la actividad, y las preguntas que hicimos fueron: ¿qué te hizo llegar al Club?; ¿qué te hace seguir estando en el equipo?; ¿qué significa para vos el Club?; ¿qué sentís que aportas al equipo?; ¿qué aporta tu compañero al equipo?; ¿qué te parece necesario para hacer equipo?; y por último fortalezas y debilidades  del mismo.

Para realizarla nos sentamos en ronda, propusimos que uno de ellos arranque hablando con el ovillo de lana en la mano, contestando las  preguntas y luego pase el ovillo como forma de darle la palabra al compañero.

A partir de esto, en el medio de la ronda, se fue formando un “tejido”, al cual pudimos darle el sentido de que cada uno de ellos le da existencia al equipo a través de sus actos y sus formas de pensar. Es decir, que el equipo es un entramado de cada uno de ellos.

05 de Junio

Reglas del equipo: para este encuentro llevamos para trabajar un video del jerarquizado entrenador José Pekerman denominado “Trabajo en equipo”. La idea del mismo era que lo vieran para que, a partir del mismo, pudiéramos hablar sobre “reglas para el equipo”, pensando en las maneras de relacionarse entre ellos dentro del Club, así como también las manera de pensar el acompañamiento, y el poder darle existencia al otro. Surgieron “reglas” como: motivarse, escucharse, acompañarse, “empujarse para adelante”, ir a “hacer el aguante” al equipo cuando no están citados al partido.

A partir de estas reglas, lo que hicimos fue pensar en una frase para la bandera. La que elegimos fue: “Codo a codo, todos juntos”.

12 de Junio

Bandera: A medida que fuimos haciendo la bandera generamos un espacio de conversación entre todos, uno de los temas que tocamos fueron las cábalas y el porqué de los colores del club. Las cábalas fue para pensar las creencias que tiene cada uno al momento de entrar a la cancha, para darse seguridad, por ejemplo: no cambiar los botines, las vinchas, ir siempre con la misma ropa pre-partido.

19 de Junio

Rol femenino en el ámbito del fútbol: Llevamos algunas preguntas para iniciar la conversación, por ejemplo ¿Qué sintieron el sábado cuando los arbitró una mujer? ¿Qué les pasaría o sentirían ustedes si el día de mañana se enteran que una mujer va a integrar el equipo? ¿Qué piensan del mundial femenino? Desde la conversación salieron cosas interesantes como el hablar de las pocas posibilidades que tienen las mujeres dentro del ámbito del fútbol, en base a que el mundial es poco promocionado y hay muy poca información.

Siguiendo con el tema de la figura de la mujer en el equipo, salieron conversaciones como: “una mujer dentro de la cancha sería una compañera más, pero siempre ganándose el lugar entrenando”. Así como que, “si formaba parte del equipo contrario, la marcarían de igual manera que si fuera uno más de ellos.”

26 de Junio

Competencia, mirada, escucha y atención: Para la primera actividad pedimos que se separen en dos grupos, y ellos mismos se fueron eligiendo. La actividad consistía en formar dos equipos, donde cada uno de los grupos tenían que agarrarse de las manos y hacer pases con una pelota hasta llegar al arco y lograr el gol. Para esto pusimos dos dificultades: si se les caía la pelota o se soltaban las manos, debían volver al punto de partida y comenzar nuevamente.

Se pudo ver que al principio de la actividad, se les caía en todo momento la pelota y tenían que volver a empezar. Entre ellos formaban estrategias para poder llegar al arco. Por ejemplo, uno de la ronda se encargaba de hacer los “jueguitos” para ir avanzando todos juntos y llegando a la meta comenzaban a hacerse pases entre ellos, así como también la conversación que se iba generando a medida que avanzaban. Acá podíamos observar la manera en la que entre ellos van resolviendo juntos, a través del diálogo ya sea verbal o gestual, los diferentes problemas que se les iban presentando a medida que avanzaba el juego.

La segunda actividad consistía en separarlos en dos equipos, y darle un número del 1 al 10 a cada uno, que se repetiría con el equipo contrario. La misma se llama “dos perros por un hueso”, en la cual al decir un número ambos participantes corrían hacia la pelota intentando que alguno de los dos pueda hacer el gol. La idea de esta dinámica era trabajar la atención y la competencia.

Cuando pusimos ambas actividades a conversar, pudimos ponerle palabras a la competencia en el ámbito futbolístico. En el cual uno de los temas que surgió fue que, “si no hay competencia no tiene sentido”. Así como también hablamos sobre qué herramientas tienen ellos para comunicarse en el equipo, tanto dentro como fuera de la cancha, ya que uno de ellos dijo que sentido que le daba a ambas actividades, era la forma de comunicación que tenían dentro del equipo.

03 de Julio

Tres verdades y una mentira: la misma consistía en separarnos en dos grupos y cada uno escribía 3 “verdades” y una “mentira”. Luego una de nosotras leía uno por uno los escritos y el equipo contrario tenía que acertar cuál era la mentira de la persona que había escrito el papel leído. En la misma, se trabajó el ‘consenso’ al momento de tener que dialogar con tu equipo para poder llegar a un acuerdo sobre cuál era la mentira del papel leído así como también qué tanto conocemos al que tenemos al lado. Mientras esperábamos al resto, conversamos con uno de los integrantes que ese día ingresaba al Club, a quien lo invitó a ir a nuestro espacio uno de los chicos de la pensión.

11 de Julio

Cuestión de género: primero llevamos un corto para enfocarnos en el tema y poder entrar en clima. Después de esto hicimos una actividad, la cual consistía en hacer dos filas y en el medio había una línea hecha con cinta, se tenían que acercar a la línea a medida que se leía una por una las siguientes frases:

Si alguna vez criticaste la ropa de alguien.

Si alguna vez criticaste el físico de alguien.

Si alguna vez te sentiste discriminado o discriminada.

Si alguna vez te gritaron ó insultaron.

Si alguna vez te sentiste solo o sola.

Si alguna vez te burlaste de alguien.

Si alguna vez te sentiste menos que el resto.

Si alguna vez difundiste una foto privada de alguien, sin su consentimiento.

Si alguna vez te dijeron “no llores, eso es de mujer”.

Si alguna vez sentiste miedo en la calle.

Si alguna vez cruzaste la calle por miedo a que te haga algo la persona que venía enfrente.

Si alguna vez le insististe mucho a alguien.

Si alguna vez te insistieron mucho a vos.

Si alguna vez te pidieron que avises cuando llegues a tu casa.

Si alguna vez pediste que te avisen cuando lleguen a su casa.

Si alguna vez “piropeaste” a alguien en la calle.

Si alguna vez te enteraste de casos de violencia de género de tu entorno.


Después de esto nos sentamos en ronda, para conversar acerca del video y de la actividad, a lo que muchos dijeron que era importante empezar a tomar conciencia de la situación en la que vivimos, ya que está ocurriendo actualmente con mucha frecuencia.

La actividad también fue pensada para poder poner en palabras que la violencia de género no se ejerce sólo de hombre a mujer como se suele generalizar, sino que también se da de mujer a hombre, de mujer a mujer, de hombre a hombre.

Algo que también conversamos, fue que nosotras también nos estamos de-construyendo en ese sentido, ya que muchas veces se piensa que estos temas sólo van apuntados a los hombres.

TEORIZACIÓN EN CUANTO A LOS ENCUENTROS

En base a los encuentros que fuimos teniendo a lo largo de la primera parte del año, nos parece importante ponernos a pensar en el compañerismo, la mirada, la escucha, los afectos , así como también la competencia.

Fue a partir de conversaciones y actividades que quisimos de alguna manera ponerlas a circular dentro del espacio, y que aún en el transitar de la segunda parte del año también las abordaremos con distintas dinámicas que nos sigan permitiendo trabajar dichas cuestiones.

Afectos

Este aspecto fue pensado desde aquello que ocurre en el equipo como también en su vida cotidiana, como una manera de no dejar por fuera las cuestiones del día a día, ya que las mismas también logran afectar. Y no sólo enfocándonos en los afectos negativos que puedan producir enojo, molestia, etc., sino en aquellos afectos positivos, que logran que accionemos desde el orden de lo productivo. Todo esto como la posibilidad de intentar poner en palabras lo que nos va pasando, ya que muchas veces nos cuesta poder hablar desde uno mismo, contactarnos con lo que nos pasa en nuestro cuerpo, con nuestro sentir, así como también pensando cómo las nuevas tecnologías hoy en día limitan el “contactarnos” con nosotros mismos, y así como muchas veces nos “conecta” con otros, muchas veces nos aleja de aquellas personas que más cerca tenemos.

Maneras de constituirnos (mirada-escucha)

También tener en cuenta que nos componemos en la relación con otro/s. Ya que la mirada del otro me constituye, que no somos “yo”, sino que somos “nosotros” en tanto nos relacionamos con otros. Que no es lo mismo si estamos todos, o si falta uno. Metafóricamente hablando podemos decir que somos como un rompecabezas que encaja si todas las piezas están disponibles, y que si falta una de las piezas, ya no es el mismo. Es decir, pensándonos como un tejido social.

“Nos pasamos el día mirando, pero ¿somos capaces de ver algo?”1 Mirada y escucha como una manera de intentar el comenzar a trabajar con estos conceptos, ya que hoy en día nos cuesta poder registrar al otro, en tanto escuchar lo que nos dice. Y como dijimos unos renglones más arriba, la mirada del otro nos constituye, por lo tanto, tenemos que habilitarnos a mirar y escuchar a los demás. Darnos cuenta, por ejemplo, que no da igual que un integrante del equipo esté o no, ya que el equipo no funcionará de igual manera.

‘Si uno se piensa a partir de alguien que lo piensa, y ese alguien ya no está más para pensarlo así, uno ya no podrá pensarse así [...]. Uno pierde un pensamiento efectivo a partir del cual constituirse’. Ésta cita remarca la cuestión de cómo la mirada de un otro me forma, me compone, ya que un otro me mira de una manera que nosotros no seremos capaces de mirarnos.

Cuidado de sí

Pensando también ‘El cuidado de sí en torno a tres ejes: en primer lugar, “una actitud en general, una cierta manera de considerar las cosas, de pasar por el mundo, de llevar a cabo acciones, de mantener relaciones con otros”; a continuación, “un tipo de atención, de mirada [que] implica una cierta manera de cuidar y velar lo que se piensa y lo que pasa en el pensamiento”; y por último, el cuidado de sí señala un cierto número de acciones “que se llevan a cabo desde el sí mismo sobre el sí mismo, acciones a través de las cuales uno se hace cargo de sí mismo, a través de las cuales uno se modifica[...]”.

El cuidado de sí es una manera de cuidarse a uno mismo pero también de cuidar a otros, ya que lo que implica es poder conocernos a nosotros mismos. Este ‘poder conocernos’ en relación a lo que nos pasa, lo que sentimos, en cómo reaccionamos frente a determinadas situaciones. 

Competencia

Pensándola como lo que ocurre hoy en día en nuestra sociedad, en todos los ámbitos a los que asistimos día a día. Ya que en nuestro cotidiano lo que interesa es el estar bien uno mismo, nos centramos en nosotros, y muy pocas veces nos importan las demás personas.

Muchas veces cristalizamos que la competencia existe en los ámbitos deportivos, mucho más en el futbolístico. Y no ponemos a repensar que esa competencia no nace ahí, sino que es una construcción socio-histórica. La competencia existe en la sociedad, y muchas veces es un tema “tabú”, porque queremos hacer de cuenta que tal no existe.

Por eso es que traemos esta cita: “El poder es una relación de fuerzas o, más bien, toda relación de fuerzas es una relación de poder”3

El poder va cambiando o mutando de acuerdo al rol que uno ejerce en el grupo. Siempre tiene que haber una relación de fuerzas, metafóricamente hablando cuando de ambos lados de la soga se tironea, y suelta uno, el otro se va a caer, por lo tanto la fuerza nunca es singular, no viene dado en la esencia de un ser sino que se da en conjunto, es decir en la relación con otros.

Esto como una cuestión a trabajar para intentar darnos cuenta que del lado de las ‘individualidades’ es más difícil abordar las situaciones, por eso es que consideramos que el compañerismo es fundamental en el desarrollo de la vida del sujeto.


    © Copyright D5 2019