Mi puesto

Clínica del golero de Olimpo

Nereo dejó su impronta entre los arqueritos que asoman

Organizado por Doble5 en las instalaciones de Fútbol Bahía, el oriundo de Salto dejó sus enseñanzas a una treintena de jovencitos del fútbol liguista.

"Guarda con éste que me va a serruchar el piso...".

Es la hora de las fotos, y Nereo Champagne termina, en una tarde con 35 grados de temperatura y mucho viento, de distenderse.

Al arquero de Olimpo se lo nota, más allá del clima, reconfortado. Y no fue casual que así sea.

La chanza, para el arquerito Nicolás Ríos, de las formativas aurinegras, dejó picando la última pelota de un partido que jugó durante una hora y media con una treintena de chicos que sueñan bajo los tres palos.

Igual que le pasó a él, cuando jugaba o hacía banco -poco importa- en las divisiones menores de San Lorenzo de Almagro. Nada menos.

Había culminado, por entonces, la clínica que este arquero de 30 años, oriundo de la localidad bonaerense de Salto, desarrolló en el complejo Fútbol Club de avenida Cabrera al 4400, organizada por Doble5 para arqueritos de la Liga del Sur.

Nacido el 20 de enero de 1985, de 1,88m. de altura y 88 kilos de peso, Nereo, además de desarrollar algunos fundamentos del puesto, se prestó a una charla con los jovencitos pertenecientes a las entidades afiliadas al fútbol nuestro.

Participaron, por Bella Vista A; Francisco Luro y Bruno Falcioni; Bella Vista B, Leonel Trinidad y Joaquín Savoff; Huracán, Renzo Romero y Nicolás Campos; La Armonía, Mariano Romagnoli y Ramiro Vera; Libertad, Santiago Ojeda y Luciano Acuña.

Concurrieron, también, por Liniers A, Juan Pablo Iurcchuk y Agustín Lema; Liniers B, Martín Masuchelli y Franco Gutiérrez; Olimpo, Nicolás Ríos; Pacífico BB, Juan Cruz De Dios y Emanuel Justel; Pacífico Cabildo, Mauro De Angelis y Roque Schiaffino.

Ademàs, por Rosario Puerto Belgrano, Tobías Pavicic y Ramiro Martínez; Sporting, Martín Farías y Alan Franco; Tiro Federal: Martín Álvarez y Gino Pucci; y por Villa Mitre, Nahuel González, Emiliano Exner y Damián Alvez.


Once prédicas desde el arco

1 Las diferentes posturas del cuerpo ante cada alternativa que propone el rival.

2 Cómo pararse frente a las diferentes situaciones de juego que merodean el área.

3 Cómo achicar a la hora de enfrentar a un delantero.

4 Como embolsar el balón.

5 Cómo descolgar un centro.

6 Cómo manejar la psicología en los errores y en los aciertos.

7 El valor del compañerismo.

8 La importancia del arquero que habla y ordena.

9 La hora de pararse ante el pateador de un penal.

10 Cómo sustraerse del entorno. La concentración

11 El valor del esfuerzo. 


"Mi Viejo"

"Mi Viejo no sabía mucho de fútbol, pero me dejó una gran enseñanza. Una vez yo falté a un entrenamiento para ir al campo con mi abuelo y me lo hizo notar. Me dijo que si yo me desempeñaba en algo tenía que hacerlo en serio, con responsabilidad. Que no podía fallarle al técnico ni a mis compañeros faltando a entrenar. No lo olvidé jamás", recuerda Nereo.

El banco

"No fueron fáciles los tiempos en que yo hice las divisiones menores de San Lorenzo. Estaba lejos de mi gente, de mi pueblo (Salto), e incluso durante los dos primeros años, en octava y séptima, jugué muy poco. Hacía banco. Para colmo, el único partido en el que al fin jugué perdimos 3 a 1 en La Plata".

Goles tontos

"Siempre se dice que la primer pelota que nos viene, si la resolvemos bien nos agranda y si lo hacemos mal, nos mata. Pues el arquero debe sobreponerse a todo. Incluso a los goles tontos. De esos uno aprende y mucho".

La frase

"El arquero que habla ahorra problemas".

Humildad

Una de las enseñanzas más interesantes que les dejó Nereo a los chicos tuvo que ver con la forma de cómo pararse ante una acción que se lleva a cabo desde el fondo de la cancha hacia el arco a defender. Y puso el ejemplo del gol que le convirtió la Gata Fernández, en el 1 a 0 de Estudiantes ante Olimpo, en el Carminatti, por la Liguilla Pre Sudamericana. "Me equivoqué. Di un paso de más fuera del arco y eso no me posibilitó volver rápidamente para obstaculizar el envío de La Gata".

Escuchá cómo pararte en un mano a mano

Muchas gracias!!!

A Nereo, por su enorme humildad y por haber tenido la delicadeza de prestarse a convivir este rato, a pocas horas de ser padre de su segundo hijo: Alfonso. Y también a Rómulo Severini, a cargo de Fútbol Club, por haber prestado sus instalaciones de manera desinteresada para esta hermosa iniciativa. Hecha y dirigida para nuestro fútbol formativo. Y además a la Liga del Sur, que nos proporcionó 10 balones para poder desarrollar el trabajo.


Imágenes del encuentro en Fútbol Club


    © Copyright D5 2018