Mano a mano

Mano a mano con Agustín Bouzat

En Defensa del buen juego

El pibe bahiense, surgido en Liniers, pasó de Boca al equipo de Florencio Varela, donde puede mostrar sus virtudes en Primera. Igual, su pase sigue siendo del xeneize.

Por Fabián Rodríguez. Periodista de La Nueva. y conductor de "A la Cancha"

El bahiense Agustín Bouzat empieza a mostrar las uñas en el fútbol grande.

"Chiqui", como lo apodan, se mudó a principio de 2016 de La Boca a Florencio Varela. Es que el volante ofensivo o delantero surgido de las divisiones inferiores de Liniers, fue cedido a préstamo de Boca Juniors a Defensa y Justicia, por 18 meses.

Bouzat no llegó a debutar en la Primera del xeneize, aunque sí fue uno de los goleadores del plantel de Reserva que dirige Rolando Schiavi.

No obstante, el mediocampista estuvo convocado al último partido de la temporada 2015, en el que el elenco de Rodolfo Arruabarrena cayó por 3 a 1 ante Central, en Rosario.

“La verdad, estamos disfrutando mucho este proyecto, nos sentimos muy cómodos con la idea de juego que tiene el técnico (Ariel Holan). Disfrutar del juego es una de las cosas que nos recalca, por lo que es lo que hacemos”.

"Chiqui" aclara que se armó un lindo grupo con jugadores que llegaron de clubes grandes en los que no tenían muchos minutos.

"Y el secreto está como en todo deporte en el entrenamiento, en la perseverancia, en la constancia para hacer las cosas. El grupo tiene ganas de mejorar y de demostrar que podemos jugar en primera”.

Claro que resulta clave el papel de Holan.

"El DT nos da mucha confianza. Por ejemplo el otro día ante Argentinos éramos 7 de los 11 con 21 años, entonces creo que esa confianza que nos da para que juguemos con libertad y con soltura es fundamental para todos. Nos da libertad para movernos por el lugar que pensemos que va a ser mejor para el equipo, pero siempre con cierta disciplina”

Agustín no deja de sorprenderse por la gente que le escribe, que lo llama.

"Amigos, familia o gente que no conozco o que vi pocas veces y que tiene una buena imagen mía. Eso es muy gratificante y me ayuda”.

El objetivo del ex Liniers pasa por hacer todo lo mejor posible en Defensa para tener la posibilidad de volver a Boca. "Jugar y mostrar que lo puedo hacer también ahí, en un club tan grande. Me faltaba un saltito para pasar de reserva a primera, pero en Boca con la cantidad de jugadores que había y la calidad se me iba a complicar sumar minutos. Por suerte en Defensa, más allá de que el técnico rota, tengo más minutos para mostrarme”.

Más allá de la derrota ante Huracán en Florencio Varela, por 2 a 0, partido en el que Agustín resultó el mejor exponente de su equipo pese al mal resultado, lo de Defensa es llamativamente exitoso en el torneo de AFA.

“Casi todos los partidos pudimos empezar ganando y con goles tempraneros. El técnico nos pide que desgastemos al rival, que ataquemos, que juguemos por afuera y creo que la idea que nos baja se va plasmando y pienso que lo venimos haciendo muy bien”.

Sobre aquel partido épico de Liniers ante Bella Vista en cancha de Olimpo, en el que el Chivo se consagró campeón con dos jugadores menos, recuerda: “Esa noche es imborrable. Como hincha de Liniers me va a quedar grabada para siempre por la forma. Va a ser el partido que más me acordaré de mi pasado en Liniers”.

Defensa: “No nos dejamos llevar mucho por los resultados, el técnico nos pide que salgamos jugando siempre de la misma manera y seguiremos así”.

Walter Carrio: “Es mi guía. Siempre que necesito hablar de algo de la vida o de fútbol, siempre recurro a él”.


    © Copyright D5 2018