Mano a mano

Con Fabián Ehulech y Néstor Comino

Caras visibles de este Olimpo protagonista en AFA

El aurinegro quedó a un paso de clasificar a la Zona Campeonato en los torneos formativos de AFA. Un hecho inédito en la corta estadía del club bahiense a ese nivel.

Por Walter Gullaci / Docente del IRS y periodista de La Nueva.

Los dos fueron destacados defensores en sus épocas de futbolistas. Y si bien vistieron varias camisetas, supieron ganarse el respeto con la de Olimpo. El club que hoy los cobija, aunque ahora como conductores en las formativas de AFA.

Fabián Ehulech, a cargo de la cuarta categoría, y Néstor Comino, de la quinta, hoy son parte de un proyecto que empieza a perfilarse desde los buenos resultados. Y cuyos cimientos calzaron otros entrenadores que ya no se desempeñan en el club.

Olimpo, por primera vez desde su incursión en las competencias de AFA, está a un paso de clasificar entre los equipos que jugarán la Zona Campeonato. De jugar con los de arriba.

"Ojalá se de. Quedaríamos entre los 22 equipos de arriba y, en principio, en un torneo todos contra todos, enfrentando a equipos muy fuertes", sostiene Comino.

"No festejemos todavía...", manifiesta Ehulech con cautela. Para no celebrar antes de tiempo.

Pero ambos saben, que la frutilla del postre está ahí nomás. A la vista...

* * *

El Patón, como el futbolero bahiense llama a Ehulech, aclara que el chico de AFA tiene demasiadas presiones. Propias y externas.

Los representantes, admite, “están”. Pero en su caso ha sido mucho más difìcil lidiar con los padres que con ellos.

“Quienes piensan que sus hijos son las grandes esperanzas para la familia a partir del fútbol, se equivocan y muy feo. He tenido largas charlas con algunos. Está ese que te dice `nosotros vinimos a Olimpo para jugar en AFA, no en la Liga'. Y yo le digo que el que vino es el hijo, no él.

Y si bien “no está mal que el chico piense que es el mejor”, los padres deben ubicarse. No incidir.

“Creo que nosotros, como papás, a veces nos encandilamos con los equipos de AFA. Y hay que tener cuidado con eso de llevar a un chico de la Liga del Sur que no está del todo preparado para probarse a este nivel”, sostiene Ehulech, quien no se califica como un formador.

“Es muy difícil ser formador. En mi caso no me considero un formador. Recibo a chicos ya grandes. Formador es un término amplio. Quizás hay que apuntar más a la formación de la persona que del jugador”.

Aclara que aún hoy le resulta “muy ingrato” decirle a un chico en una prueba que no va a quedar, que pruebe en otro club, que no es su momento.

En cuanto al juego que se desarrolla en las competencias de AFA, sostiene que “ningún entrenador puede ir en contra de jugar rápido, de manera intensa”.

“Me duelen hasta a mi escuchar los ruidos en los choques que se producen en las menores de AFA”, grafica.

Más allá de las buenas individualidades que disponga el rival, señala que Olimpo siempre trata de imponer su idea de juego, de ser protagonistas con sus armas. “A veces podemos. Y a veces, no”.

Sostiene que, en general, escasean laterales zurdos, como también volantes por izquierda. “Después hay delanteros que pasaron a ser volantes ofensivos. Y marcadores centrales que pasaron a ser laterales. El fùtbol ha cambiado mucho”.

Aclara que siempre trata de explicarle al chico por qué no juega o sale de la cancha. “No siempre un cambio tiene que ver con que el chico esté haciendo algo mal o no esté jugando bien. Trato de que sepa lo bueno y lo malo que está haciendo”.

Y en cuanto al entorno que rodea a la competencia en relación a lo que habitualmente se aprecia en la Liga del Sur, menciona que existe otro respeto del público en general.

“Los técnicos estamos obligados a portarnos como corresponde. El año pasado, un chico de Chicago estaba haciendo tiempo y un papá de un pibe nuestro lo insultó. Automáticamente el referí paró el partido. `Que me insulten a mi, no hay problema, pero a los chicos no', dijo. Me pareció bien”.

“Lo mismo con otro árbitro. `Si aquel señor no se calla, yo no sigo el partido', tiró. En realidad, hay mucho respeto por la acción de los jueces. Iniciiamos a las 9, y 9 menos 5 hay que estar sí o sí en la cancha”.

* * *

Néstor Comino aclara que en el desarrollo de la formación del chico se suceden muchas situaciones complejas. “Que el estudio, que la novia, que el representante, que las lesiones. El camino es largo y complicado”.

Sostiene que el chico tiene que esforzarse mucho para poder jugar y estudiar a la vez en los niveles de AFA. “Pero si juega y estudia con pasíón puede emprender ambas cosas”.

En los planteles aurinegros de AFA está claro que no hay lugar para todos. “El cuello de botella es muy finito allá arriba”, señala.

“Cuando decimos que si el chico no debuta a los 18, 19 años en primera ya no sirve, nos equivocamos. Puede explotar a los 21 o a los 23. Ahí tenés el caso, por ejemplo, del Gula Aguirre”, grafica.

“Después están los casos especiales. Yo tenía en Liniers a Lautaro Martínez, categoría `97 hoy rompiéndola en Racing, y notaba que ya se estaba preparando para llegar. Mentalmente era muy fuerte, cuando otros chicos que también tenían grandes condiciones no reunían esa condición”.

Hoy, resume, el jugador necesitá buena técnica y precisión para ocupar los espacios vacíos, “que dejan de estar vacíos en menos de un segundo a este nivel”.

Comino sostiene que es lógico y “está bien” que surjan los errores en la edad formativa, “porque es la única forma de aprender”.

“Tienen hasta la obligación de equivocarse. El problema surge cuando un jugador de 28, 29 años y de Primera comete un error técnico grave”.

Cree que haber armado en Olimpo planteles para competir en menores de AFA y a la vez en las formativas de la Liga del Sur, ha sido una buena medida. “La motivación es permanente. Como el sube y baja de los chicos”.

Sostiene que cada técnico maneja su sistema, respetando bajadas de línea que provienen de los coordinadores Juan Alberto Barbas y Nico Arroyo.

“Yo hace muy poco que estoy. Desde este año. Pero es un trabajo mancomunado y parece que está dando sus frutos”, aclara Comino.

Imagen del sitio aurinegro.com.ar

Newell`s, una vara muy alta

Tanto a Ehulech como a Comino, todavía les da vueltas en la cabeza los últimos partidos jugados contra los equipos de Newell`s. Fueron seis derrotas en otras tantas presentaciones.

“Esperaba a equipos de Newell`s más finos, y me encontré con que son muy prácticos. No tienen un juego muy fluido, pero contra ellos no te podés equivocar. Nos marcaron mucho nuestras falencias”, sostiene el Patón.

“A mi me sorprendió lo bajo que están las categorías de River. Con todas estuvimos en partido. Pero con Ñuls no tuvimos chances. Son muy sólidos. Siempre con pases en diagonal, adelante o hacia atrás”, comenta Comino.

Mencionan que Marcelo Bielsa donó una muy importante cifra de dinero (alrededor de 4 millones de dólares) para el fútbol menor de Newell`s.

“No les falta nada. Ellos viajan a Bahía y duermen desde la noche anterior acá. Nosotros, por ejemplo, fuimos a San Juan a las 4 de la tarde del viernes y llegamos cerca del primer partido. Tuvimos que pedir que nos den unos minutos más”, recuerda Ehulech.

“Olimpo debe saber que hay una franja inaccesible, donde están los grandes, Newell`s y alguno más. La idea pasa por ubicarnos en una capa intermedia y marcar alguna diferencia con los de abajo”, dice Comino.

“Me sorprendió gratamente Temperley. La forma en que nos atendieron el año pasado, el trato con nosotros y con los chicos. Quizás no tengan la mejor infdraestructura, pero nos hicieron sentir muy bien”, rememora el Patón.

En dos frases

"Me dolió y me cayó muy mal el descenso de Tiro en el Federal A, porque es un club que suele darle trabajo a los técnicos de Bahía y a los jugadores de Bahía". Fabián Ehulech.

"Tenemos una logística realmente importante. Hay tres planteles que Olimpo mueve prácticamete todos los fines de semana. Sí o sí el colectivo sale". Néstor Comino.


    © Copyright D5 2018