Desde el silencio

Los chicos de Rosario

Quijano, un referente formando el futuro

Rosario suma experiencia en sus divisiones menores. El ídolo del club tiene a cargo la octava y la novena.

Textos: Julián Ponte Fotos: Horacio Contreras

Bajo la conducción de Sergio Ripoll, el Club Rosario Puerto Belgrano volvió a enderezar el rumbo y ya son más de 400 los chicos que trabajan en el fútbol del club, según informó el coordinador de las categorías formativas.

"Muchos chicos se decidieron por jugar en Rosario por la buena organización que estamos teniendo. Además, el club está subiendo a muchos jugadores a la primera división, hecho que motiva aún más a los jóvenes, al saber que pueden llegar a la categoría más grande de su club", comentó Ripoll.

Este trabajo, acompañado de una buena estructura, despertó el interés de ídolos de la institución, como por ejemplo José Luis Quijano, quien se desempeña como técnico de la octava y novena.

El Mago, como se lo identificaba en su época de exquisito jugador, en una posicion que hoy resulta casi inexistente en el fútbol moderno, la de enganche, habló con Doble5.

-José Luis, ¿cuándo arrancaste a dirigir?

-Arranque en el 2007 hasta finales de 2014. En realidad estuve dos años sin dirigir, hasta que Sergio (Ripoll) se comunicó conmigo, me contó el proyecto, el cual me entusiasmó y decidí volver.

-¿Notaste algún cambio desde la llegada de Sergio a la coordinación?

-Con Sergio vivimos varios años juntos dentro del club, y de hecho él nunca se fue. Se puede trabajar muy bien, hay una mejoría en la parte estructural y una mejor organización. Está haciendo muy bien su trabajo.

-Vamos un poco más a lo formativo,  ¿cómo se trabaja con un chico que de pronto es más limitado futbolísticamente hablando?

-Tenés que trabajar con pelota, se le habla mucho. Tratamos de potenciar alguna virtud, por dar un ejemplo: un chico puede ser limitado con la pelota en los pies, pero quizás sea muy bueno marcando, entonces hacemos énfasis en mejorar esa faceta.

-Otro caso sería el chico que tiene muchas condiciones, pero le falta un poco de maduración, de cabeza. En estos casos, ¿qué se le dice?

-Tengo varios de esos casos. Trato de contar mis experiencias, enseñarles cuál es el camino por las cosas que uno ha vivido personalmente. Sabemos que todos los chicos son distintos, por eso intentamos tener el mismo trato con todos, y hacer hincapié en el respeto, no solo a los mayores, sino entre ellos, porque el día de mañana van a ser personas, no solo jugadores de fútbol.

-Por último, José Luis, ¿cuáles son las expectativas para este año?

-Las mejores, uno cuando arranca quiere estar ahí arriba, trabajamos para eso. Y estoy convencido que material hay. La expectativa, obviamente, es la de seguir formando chicos y, si se piede, por qué no salir campeones.

* Mirá las imágenes del entrenamiento de la octava y novena categorías del club puntaltense, así como los chicos de la escuelita trabajando en su predio.



    © Copyright D5 2018