El fútbol te inspira

Juampi leyó "El gol de todas" y después jugó al fútbol.

Sorín, en la Villa 31: "Jugar en la cancha como en la vida"

El excapitan de la Selección argentina visitó uno de los rincones más humildes de la ciudad de Buenos Aires y dejó enseñanzas para todos los presentes.

Juan Pablo Sorín ganó 13 títulos en sus 15 años de carrera como futbolista profesional. Todavía, a pesar de que se retiró en 2009, es recordado como el “último gran tres de la Selección argentina”.

Pero cuando entra en la canchita de la Villa 31, en Retiro, donde el equipo femenino Las Aliadas lo espera para tener una mañana a puro fútbol, Sorín no lleva la 3 albiceleste en la espalda, ni la camiseta de River con la que se consagró campeón de la Copa Libertadores. Tampoco la casaca de Juventus, de Cruzeiro, PSG o de Barcelona, entre otras que supo vestir.

Cuando el exfutbolista entra al Barrio Güemes es “Juampi”, a secas.

Así se presenta cuando le da la mano a un vecino curioso que lo ve pasar por la puerta de su casa y no lo puede creer. Sin embargo, el que agradece es Sorín, quien fue invitado a leer un cuento de Pelota de Papel, el libro en el cual él y otros futbolistas se animaron a ser escritores.

Después de leer un fragmento del cuento “El gol de todas”, escrito por Mónica Santino, exjugadora y entrenadora del equipo local, Juampi vuelve a emocionarse, como durante toda la jornada.

El privilegiado es él, dice, y agradece a cada persona que se le acerca por dejarlo ser parte de este momento.

Después del momento literario, el excapitán de la Selección les da algunos consejos a las chicas: cómo parar la pelota, cómo salir jugando por el lateral izquierdo, cómo levantar la cabeza para ver mejor la jugada, y la vida.

“Porque si levanto la cabeza puedo ver al otro, puedo saber si el otro necesita mi ayuda, puedo tener la sensibilidad de ponerme en su lugar”. Con la misma claridad con la que veía y ve el fútbol, Juampi explica cuáles son para él los valores importantes en la vida.

Más tarde, se pone las zapatillas y hace lo que más le gusta: jugar a la pelota. Y ahí, dentro de la cancha, es uno más. En un partido que por momentos tuvo 15 jugadores por equipo, el lateral la pidió, la pisó e intentó tirarle un caño a una de las rivales. Pero enfrente no estaba Ronaldinho, sino una piba de la Villa 31 que ama tanto el fútbol como él, y que nunca se va a olvidar que se la robó a Sorín y metió la contra para su equipo.


Fuente: Goal.com


    Comentarios

    Dejar un mensaje

    Debe ingresar sus datos para acceder a su cuenta. En caso de no poseer una, el sistema se encargará de crearla con la clave que ingrese.

    © Copyright D5 2018