Divertite

Entre risas y reflexiones

Capusotto y sus tres visiones del fútbol

Desopilante, futbolero, nostálgico.Típico producto porteño. Pero, también, un tipo pensante. Conocelo un poco más.

Como jugador.

Es harto sabido que el capo-cómico Diego Capusotto es fana de Racing. De hecho, se lo suele ver cada vez que La Academia juega de local en el Cilindro de Avellaneda.

Lo que pocos sabían es que es un exquisito con la pelota. Y sino, pasen y vean...

Como humorista.

Son infinitos los personajes nacidos de la dupla Capusotto-Savorido para su programa televisivo. Entre ellos podemos mencionar a:

Micky Vainilla, cantante pop con característico bigote hitleriano, que esconde bajo una fachada inocente y familiar letras con ideología nazi.

Mensaje del Ministerio de Educación, donde se alerta sobre la manera de hablar y las palabras usadas por la juventud, mostrando técnicas violentas para corregirlos.

Almas sensibles - La vida de un emo, mostrando a un emo que cuenta a través de temas deprimentes cómo la vida lo obliga todo el tiempo a tomar decisiones triviales.

Quiste Sebáceo, un cantante que no es respetado por el público por tener un particular seseo.

Nicolino Roche y los Pasteros Verdes, (múltiples alusiones, al boxeador argentino Nicolino Locche, a la multinacional farmacéutica Roche y al grupo musical peruano Los Pasteles Verdes), es una banda de rock que padece los efectos de los psicofármacos en sus actividades habituales.

Bob Nervio, un cantante que triunfa por poseer importantes atributos masculinos, pero que desea cambiar su imagen frente al público.

Una que Sepamos Más o Menos, donde se enseñan técnicas para disimular el desconocimiento de la letra de una canción en reuniones grupales.

El Loco Daisy May Queen, quien toma su nombre de la locutora homónima, es un asesino en serie fanático de Queen, buscado por las autoridades.

Bombita Rodríguez, un cantante popular de los años sesenta y setenta, del estilo de Palito Ortega, con una ideología de izquierda que hace explícita en sus canciones.

Beverly Di Tomasso, cantante y guitarrista de rock uruguayo quien, molesto por aspectos de su vida y su falta de popularidad, reza por una solución divina.

Violencia Rivas, cuyo nombre refiere a Violeta Rivas, es una cantante retirada que realiza feroces críticas sociales en un estado creciente de ira y que siempre termina cometiendo crímenes.

Jaime de las Mercedes Cárdenas, un compositor del siglo XVII que, utilizando música de rock moderno, busca una melodía para el himno nacional argentino.

Latino Solanas, cantante de reggaeton con un exagerado tono latino, cuyo nombre es una referencia al cineasta y político Pino Solanas.

Facebutt(literalmente Caraculo) muestra una parodia de la red social Facebook.

Pizzería Los Hijos de Puta, sobre una pizzería que se caracteriza por su falta de higiene y la pobre atención al cliente.

Kosher Waters, cuyo nombre alude a Roger Waters, es un cantante que canta canciones populares, modificando su letra en alusión a la comunidad judía.

Juanete, cantante que incorpora un humor grosero en sus canciones, al estilo de Jorge Corona.

Los Marrones, una grupo de rock el cual intenta tener problemas con la policía, aunque con poco éxito.

Jesús de Laferrere, que parodia a Jesús de Nazareth, tomando la subcultura juvenil rolinga y ambientándose en la localidad de Gregorio de Laferrere.

American Psychobolche, en referencia a American Psycho, es un psicópata que asesina a quienes se burlan de su pensamiento de izquierda.

Dúo Soplanacu, aludiendo al Dúo Coplanacu, donde uno de ellos canta literalmente soplándole en la nuca al otro (una popular referencia a la homosexualidad en Argentina).

Consumo, una ironía sobre la banda de rock y punk Sumo, en donde un cantante similar a Luca Prodan habría cedido sus principios al establishment y al consumismo, al cual promociona descaradamente en publicidades.

El Porro Me Pega, donde el protagonista es literalmente golpeado por un porro de tamaño humano, aludiendo a un caso de violencia de género.

La Angioplastía, un tenedor libre que parodia la costumbre argentina de reunirse con amigos a comer en este tipo de restaurantes, cometiendo excesos peligrosos para la salud.

Robotril, en alusión al medicamento Rivotril (popular marca de clonazepam), es un superhéroe robotizado que provee psicofármacos a la población para solucionar sus problemas.

En su programa tampoco podía faltar el fútbol. La mezcla del rock y el fútbol llegan a los relatos con versiones desopilantes. Mirálas.

Seguimos con más personajes de una lista interminable e imperdible.

Hannibal Lerner, bajo un nombre que alude a Hannibal Lecter, es un peligroso criminal quien, aún bajo custodia policial, canta canciones de Alejandro Lerner.

La Concha de Rolando, un cantante que posee una vagina (concha) parlante, por medio de la cual interpreta canciones de La Mancha de Rolando, una conocida banda de rock argentina.

Mangueras Musmanno Rock Festival, festival de música rock con cifras exageradas y ridículas, donde se presentan diversos artistas.

Quebracho Castania, un retirado cantante popular de izquierda al estilo de Cacho Castaña, que cuenta sus historias y su singular éxito con el sexo opuesto mientras canta canciones que remiten a la ideología de la agrupación política Quebracho.

Altas Llantas, sobre un grupo de extraterrestres que, bajo una apariencia humana, utilizan la cumbia villera y su subcultura como un medio en clave para conquistar la Tierra.

Jorge Suspenso, un personaje que se caracteriza por mantener el suspenso con sus interlocutores, sobre situaciones triviales y cotidianas.

Padre Progresista, se trata de un padre de familia que, tras una apariencia progresista, esconde en verdad una ideología fascista.

Invisibles, una telenovela donde todos sus protagonistas son, en efecto, invisibles.

Víctor "Sugar" Camacho, un inmigrante cubano que llega a Buenos Aires, convencido de haber llegado a Miami y encandilado por las supuestas bondades del sistema capitalista.

El Gauchito Benny Gil, que alude a la figura del Gauchito Gil y es un personaje de características divinas que realiza milagros absurdos, con el estilo del humoristaBenny Hill.

James Bó, es un agente de inteligencia uruguayo, que parodia a James Bond con elementos típicos de la cutlura uruguaya.

Roque Pistone, un exrockero quien, junto con otro excolega, realiza comentarios frívolos en la puerta de su casa, replicando el comportamiento de dos ancianas chismosas.

Enrique Lazuarte, personaje que se transforma en El Loco Evita, que parodia a Eva Perón.

Brus Li, parodia de los inmigrantes asiáticos en la Argentina.

¡Y hasta una película!El 26 de enero del 2012 fue estrenado el largometraje Peter Capusotto y sus 3 Dimensiones, filmado durante el 2011, escrito por Pedro Saborido y Diego Capusotto y protagonizado por el último junto al elenco habitual del programa de TV. El film se desarrolla como un documental crítico del entretenimiento y la industria montada sobre éste, mostrando aspectos negativos del mismo de una forma divertida e irónica -y deliberadamente- "entretenida".

Serio, a la hora de opinar.

Diego abordó el tema de la la violencia en el fútbol y opinó que "es lo mismo que pasa con el rock, cuando el afuera se hace más importante que el adentro. Las barras de fútbol dejaron de disputar territorio, medir fuerzas con otras barras y defender a los hinchas del club cuando iban de visitante. Ahora es una historia de mosca, de circulación de guita, casi con un sentido empresarial.

"Tres boludos tiran gas pimienta y no sabés si la quieren pudrir de verdad o que los jugadores de River salgan cagados. El hincha juega desde afuera emotivamente. El tipo que no es un idiota es un tipo que cuando pierde dice perdimos. Cuando ganar es una especie de deseo inquebrantable se torna tonto. Eso, más el fogoneo que se hace de esas cosas, el regodeo, hace que los temas tomen más importancia de la que tienen. Y se mezcla todo: el jugador que tiene una muerte súbita o que se caguen a piñas los jugadores de Belgrano y Godoy Cruz, cosas que pasan en el fútbol desde hace 50 años.

"Entonces nos preguntamos qué le pasa al fútbol argentino. Pero empezar a creer que a partir de cuatro sucesos dispares entre sí hay una crisis del fútbol... Es como un tema de música que se excedió cinco minutos: por lo reiterativo deja de ser interesante.

"Si pensamos que el problema del fútbol son 200 barrabravas que nadie puede parar estamos equivocados. Hay sectores más obscenos que están involucrados en las fuerzas de seguridad, en el poder económico y en la Justicia. Ahí sí es más difícil de acceder porque hay muchos intereses territoriales y políticos". (De la entrevista "Hablando en serio con Diego Capusotto", del sitio El Barrio on Line)


    © Copyright D5 2018